PREPARACION INTEGRAL PARA LA MATERNIDAD

PREPARACION INTEGRAL PARA LA MATERNIDAD
Encuentros semanales en los cuales nos vamos conociendo y donde combinamos trabajo corporal, musica, relatos, videos, visualizaciones, charlas sobre todo lo referido al embarazo, parto y nacimiento de tu bebé.

viernes, 8 de febrero de 2008

RELATOS Y VIDEOS DE PARTOS Y NACIMIENTOS...

Relato enviado por Stella Maris
Hoy Beatriz del Mar cumple siete meses!
Y quiero festejarlo contándoles mi pequeña historia de cómo la fuimos recibiendo aquel 7 de agosto….
Vinieron a las 2 de la madrugada. Eran las primeras contracciones. Sin lugar a dudas eran las famosas contracciones. Eran intensas, raras. Raras porque no se encuentran recuerdos de una sensación así. Duelen. Sí, sí, duelen. Era como si me penetrara por la espalda un enorme buril de acero, y una vez hundido en la columna comenzara a zigzaguearse por todo el cuerpo dejando una estela de ardor… Duele. No hay dudas de que son contracciones!
Poco pasado el amanecer Alejo llamó a Laura (Olga estaba de vacaciones). Pero como otro bebé había dado sus señales ya bien tempranito, Laura estaba acompañando a aquella mamá. Así que nos dio algunas indicaciones telefónicas mientras la esperábamos: tina de agua caliente, los ejercicios de la “O”, algunas gotas de Valeriana…. (pero…. no nos habían hablado ya de todas esas cosas?... si, si, Olga y Laura nos hablaron de muchas cosas en los encuentros pero en ese momento yo no me acordé de nada… realmente estaba entrando en otro mundo) Bueno, lo cierto es que ya me había olvidando de cómo se pronunciaba la letra “O”, Valeriana no tenía más, y gracias a Dios sí tenía una bañera para poder sumergirme un buen rato. Alejo se encargó de prepararla y el agua me ayudó muchísimo. Y así, relajada en el agua caliente pude sentir profundamente el deseo de parir. El deseo emocional, acompañando al deseo físico “Quiero que salga de mi cuerpo! Quiero que nazca y me devuelva mi cuerpo! No la aguanto más adentro mío!” pensaba y (obviamente) me llenaba de culpa. Entonces vinieron nauseas, así que salí del agua, y sentada en el inodoro comencé a vomitar. “Mujer vomitando, mujer dilatando”, dicen que se dice… pero en ese preciso momento yo no lo sabía: efectivamente estaba al máximo de dilatación…
Cuando escuché el timbre me tranquilicé: sin dudas era Laura, y con ella yo sentía que estaba todo bien. Esa es la importancia de tener confianza en la partera! Imprescindible! Laura me dio Valeriana y me revisó… Ups…. Tenía 10 de dilatación!!!. Estábamos en Ramos Mejía y había que llegar al Sanatorio de la Trinidad, en pleno Palermo, en helicóptero!. Medio de locomoción con el que no contábamos, claro. Y tampoco contábamos con que era 7 de agosto, día de San Cayetano, y debíamos atravesar Liniers con todos los fieles devotos del Santo Patrono del Trabajo, en el medio….
Pero Alejo se mantuvo calmo en todo momento y sin perder su calidez y su ternura. Manejó de manera firme y segura, atravesó la multitud religiosa, el tránsito del mediodía y finalmente llegamos. Tito nos esperaba en la puerta del Sanatorio con la silla de ruedas en sus manos (y una muy tranquilizadora sonrisa…). Entré en la sala de partos y miré el reloj: las 2 de la tarde en punto. No me costó sentirme cómoda. Solo estaban Tito, Laura, Mario Elman y una enfermera que, por supuesto, se mantuvo muy al margen de la situación protagónica.
“Me siento culpable”, tuve que confesar (porque ya no aguantaba más) “Cuando estaba en la bañera sentí el deseo de se vaya de adentro mío y me devuelva mi cuerpo, eso pensé! dije: ‘quiero que se vaya!’…”. Tito me miró e inmediatamente, sin dudarlo y con voz segura y tranquila me dijo: “Porqué te tendrías que sentir culpable, si es eso precisamente lo que tiene que ocurrir…”. Era simple. Así tenía que ocurrir y así ocurrió: a las 15.08, después de dos gritos “mamíferos” (como diría Laura) y sintiendo los amorosos brazos de Alejo alrededor mío, nació Beatriz del Mar. Impresionantemente hermosa, salió de mi cuerpo (como tenía que ocurrir) devolviéndome uno mucho más femenino, más armonioso, más sensual. No hubo ningún tipo de intervención quirúrgica. No era necesaria y, por lo tanto, no la hubo. Sin anestesia peridural (porque aprendí que al dolor no hay que taparlo, sino mirarlo de frente, a los ojos) sin episiotomía (porque también aprendí que abrirse y entregar un hijo al mundo es el acto de amor más importante). Estaba en una sala de partos, pero bien podría haber estado en la punta del Uritorco o al costado del Perito Moreno! Era yo, y estaba pariendo con todo mi ser!!! Esperamos el momento oportuno para que Alejo cortara el cordón, y nos quedamos contemplando esa maravilla divina que tenía en mis manos: el cachorrito humano que nació como tanto lo habíamos soñado…
Fue un parto extraordinariamente bello, perfecto. Fui dueña de mi cuerpo, de mis emociones y de mis sensaciones. Fui dueña del nacimiento de mi hija. Y pudo ser así gracias a los excelentísimos profesionales que nos acompañaron: Tito Lodeiro Martínez y Laura Berthat estuvieron al lado nuestro sin descuidar la situación un solo instante, pero dándonos el protagonismo absoluto en todo momento.
Hoy Beatriz del Mar cumple 7 meses, y ya no podía dejar pasar más tiempo sin hacerles llegar este relato, acompañado de un “GRACIAS” gordo, gordo, gordo y lleno de cariño a Tito y Laura, y a Olga Mauro, quien en cada encuentro nos transmitió la convicción de que parir es un hecho único y absolutamente mágico.

Stella Maris Yapur
7 de marzo de 2009


Relato enviado por Marcela y Juan Manuel

Desde el primer día que te vimos. En aquella confusa ecografía, nos enamoramos de vos, tan diminuto y a la vez tan grande, tantas sensaciones y tan pocas que se puedan expresar con palabras, Hijo.
El embarazo de mami no fué sencillo. Pasaron muchas cosas preocupantes, muchos “reposos absolutos”Y el verte de nuevo, ecografía tras ecografía, escuchar los hermosos latidos de tu corazoncito valiente, luchándole a la vida, día a día, formándote a pesar de tantos problemas, eran alegrías que hubiesen sido imposibles transcribirlas, es como agarrar una lagrima, y tratar de explicarle al mundo, si la misma es de tristeza o de alegría.
Aún recuerdo tus patadas incesantes, como esperábamos esas patadas!!,
Y te aseguro hijo mío, que cuando te vimos nacer, tan chiquito, tan luchador, tan hermoso, solo pudimos decirle a la vida, a las parteras Olga y Laura, a Tito, y a Dios mismo, gracias, gracias, Solamente un enorme gracias.
Marcela, Mauro y Manuel






Video de Dana

A un mes de su nacimiento, su papá Ariel preparó esta sorpresa para Dana y su mamá Melina.
http://www.youtube.com/watch?v=1hhxOg9GxkQ









Video de Rocío
La alegría y energía que hay con el nacimiento de esta nueva familia se puede apreciar en sus rostros y hasta en la música que acompaña al video...
http://youtube.com/watch?v=1YULeHQfVGU

Brenda, Rocío y Emiliano





Video de Mateo Tafra.

En este 3er Video de Mateo podés "Sentir" la Crianza con Apego y el Amor sin limites que Sonia y Ale le brindan a su bebé.